ASÍ HABLÓ NINA ALLAN: “Estoy orgullosa de ser una mujer, estoy orgullosa de ser una escritora y estoy orgullosa de ser una escritora de Ciencia Ficción”

IMG_1588

No tenemos fotos propias porque nuestra entrevista se desarrolló en la más completa penumbra.

Aprovechando nuestro reciente paso por el Celsius 232 (el único festival en el que TODO es posible; no dejen que les digan lo contrario), Yolanda Espiñeira, la reportera más dicharachera de El Almohadón de Plumas, ha tenido ocasión de mantener una entrevista con nuestra admirada Nina Allan. Pasen y vean…

Yolanda- En tu charla de ayer has explicado que empezaste a escribir desde que eras una adolescente, pero nos gustaría saber cuándo empezaste a escribir con la intención de publicar?

Nina– Efectivamente, empecé a escribir historias para mí misma cuando era una niña, y continué haciéndolo durante mi adolescencia, escribiendo diarios. Escribir fue algo que siempre consideré necesario. Pero cuando empecé en la universidad, me vi en un ambiente de escritura académica. Era buena estudiante, así que me animaron mucho para “estudiase” literatura, en vez de “producir” la mía propia. Y me llevó mucho tiempo, como diez años. Pasé toda mi veintena sin escribir nada creativo, nada propio, ya que había estado preocupada escribiendo acerca del trabajo de otros. Y fue al cumplir los treinta cuando me di cuenta de lo que había pasado y de que echaba de menos la idea de escribir mis propias historias. Y fue una cosa muy difícil, volver a escribir ficción después de tanto tiempo, realmente no sabía cómo hacerlo, porque la última vez que lo había intentado, cuando tenía quince o dieciséis años, era algo natural e irreflexivo; y claro, sentarse y pensar que en aquel momento mi conocimiento de la literatura era mucho mayor, había escrito una tesis sobre Nabokov, había pasado años estudiando el trabajo de otros, así que apareció el temor de si sería capaz de hacerlo, de si tenía algo que decir. Pero estaba decidida a intentarlo, necesitaba intentarlo, porque sentía que a mi vida le faltaba algo, y que había sido una mala decisión el abandonar mi propia escritura creativa. Así que escribí un cuento ambientado en el pueblo de mi abuela, cerca del mar, una historia corta (menos de 5.000 palabras) pero muy personal. La completé hasta el final y sentí que era un momento decisivo en mi vida, que había recuperado eso que había perdido y desde ese momento, que pienso era 1999, decidí dedicarme seriamente a ello. Y lo que he hecho desde entonces ha sido trabajar para mejorar mi escritura, para ganar maestría en lo que hago y empecé a enviar mi trabajo a revistas que publicaban Ciencia Ficción y Fantasía, pequeñas revistas al principio, luego lo intenté con revistas más importantes como Interzone y fue una cuestión de trabajar y concentrarme estos diez años lo que me llevó a empezar a sentirme contenta con lo que hago.

ps-showcase-11-stardust-hc-by-nina-allan-1749-p

Tu intención fue escribir Ciencia Ficción desde el principio?

Por supuesto, siempre me ha encantado lo fantástico en la literatura, Ciencia Ficción, Fantasía, Dark Fantasy; estas formas de explorar la realidad a través de intensificar los sentimientos y los estados, lo que podríamos denominar hiperrealidad, una conciencia intensificada de las cosas. Y la Ciencia Ficción y la Fantasía me parecían el modo más natural de explorar.

Nos gusta poner etiquetas a las cosas, slipstream, ficción especulativa, hiperrealidad; ¿cómo clasificarías tu trabajo?

Mis obras a menudo han sido clasificadas como slipstream, en el sentido de un género nuevo que se halla en los límites de la ciencia ficción y el mainstream. Yo prefiero el término Speculative Fiction, (encaja con las iniciales SF, así que la gente sabe a qué atenerse) y porque creo que es una descripción que contiene más verdad acerca de mi trabajo, que especula sobre psicología, realidades alternativas, el futuro, es literatura especulativa.

Tengo la idea de que en la Ciencia Ficción tiene mucho peso la ciencia y la tecnología, pero tu trabajo se aparta de ellas.

Sí, no hago eso, a veces uso ideas que bordean ésta, por ejemplo, hace poco escribí un relato (que se publicará en una revista este año) en el que se habla de viajar a Marte, pero sin que nadie efectivamente realice el viaje, a pesar de que, como es típico en mis cuentos, se hable mucho del viaje a Marte; porque me gusta tratar psicológicamente la idea de viajar a Marte y no volver a la Tierra. Hay muchos escritores que son especialistas en ciencia y que se dedican a ello, como Alastair Reynolds o Paul McAuley, que son científicos y que se las saben todas y no puedo competir con ellos; pero sí que sé otras cosas, cosas en las que soy experta y me interesan particularmente, como psicología, la memoria, sentimientos sobre los lugares y el tiempo, así que prefiero estos aspectos más humanos de la ciencia.

spin-by-nina-allan

Podríamos decir que The Silver Wind trata el tema de que el la ciencia y la tecnología fracasan a la hora de intentar controlar el tiempo, de que realmente no podemos dominar la naturaleza, de que el tiempo es un condicionante que no podemos soslayar.

Es cierto, y hay un pasaje en la historia más larga de la colección, la que se titula “The Silver Wind” en la que el relojero trata de explicar a Martin -que trata de controlar el tiempo-, que aunque se ha desarrollado la tecnología para hacerlo y el ejército quiere conseguirla para cambiar el curso de la historia, no puedes volver atrás en el tiempo y cambiar su curso, que las cosas nunca se van a repetir de la misma forma, los sucesos no pueden ser controlados por el ser humano, estamos a merced de la naturaleza, de nuestro destino y del paso del tiempo, y no importa qué descubrimientos científicos creemos, nunca vamos a tener el control que a alguna gente le gustaría tener.

La ciencia ficción clásica era muy partidaria de pensar que el hombre podía dominar la Naturaleza.

Sí, especialmente la ciencia ficción americana trataba la idea del ser humano como amo del universo, “vamos a inventar naves espaciales y lanzarnos a la conquista del espacio, lo único que nos falta es acertar con el descubrimiento científico apropiado”. Yo creo que entendemos tan poco de cómo estamos aquí, por qué estamos aquí, a dónde vamos. Cada persona hace su propio viaje de descubrimiento y no podemos controlar esa jornada, sólo podemos contarlo, quizás para transmitirlo a los que vienen detrás, de tal forma que ampliemos las fronteras del universo conocido; pero no estamos en condiciones de decir que entendamos siquiera nuestro propio cerebro, sólo usamos creo que una sexta parte de nuestra superficie cerebral, no conocemos nuestras propias peculiaridades, no creo que vayamos a dominar el Universo en este estadio de la civilización, pero no lo sé (ríe).

Parece que estás más cómoda en el formato del cuento corto, y de los finales abiertos, en The Silver Wind las historias se corrigen y matizan unas a otras, de forma que no puedes decidir exactamente cuál es el Martin real (aunque yo estoy por apostar que es el del relato que da título).

En un sentido son todos reales, el núcleo de la personalidad de Martin permanece en todos ellos, pero las cosas que le suceden son las que lo cambian. Las características de su personalidad son coherentes el los relatos, pero me encantan las historias con final abierto. He dicho en una entrevista recientemente que lo que más me gusta de una historia es que cuando cierras la última página, se te ocurre que en algún sitio la historia continúa, y que lo que te ha sido permitido es echar un vistazo en una precisa ambientación de personajes y sucesos y puedes conocer esa parte de su historia. Pero la historia de Martin no está acabada, podríamos continuarla. Y es este tipo de narrativa la que me gusta leer y escribir, no me gusta que las cosas al final queden atadas y bien atadas. Me gusta la ambigüedad.

Me da la impresión de que esto podríamos relacionarlo con el hecho de que no escribas novelas. Veo la novela como un universo más cerrado, en el que un personaje, se mueve desde una situación A a una situación N, la que sea. Es decir, que tiene un final. Y en tus historias, aunque no circulares, abren las posibilidades, realizan lo contrario de una clausura. Con las historias cortas, evitas hacer una declaración definitiva, decir la última palabra o establecer una tesis acerca de los temas que exploras: el tiempo, el amor, la pérdida.

No quiero escribir novelas porque lo que me atrae de las novelas es que tienes un lienzo mayor para explorar los personajes, y eso me gusta, pero tienes mucha razón en que tengo un problema con la idea de una narrativa lineal en la que un personaje empieza en un punto A y viaja hasta un punto Z y de forma natural rechazo ese tipo de narrativa. Así que he estado trabajando en mi propia versión de una novela, que me resulta satisfactoria. Acabo de finalizar una que es una historia completa pero fracturada, tiene cuatro partes, parte de ella está ambientada en un futuro alternativo, parte en el pasado reciente y hay dos grupos de personajes, y es sólo al final de la historia cuando te das cuenta de cómo están relacionados. E incluso entonces es ambiguo, no puedes estar seguro de cuales son los personajes reales y cuáles los imaginarios. Esta novela será publicada en Inglaterra el año que viene y estoy ahora empezando a escribir una novela de misterio, pero que de nuevo no es una novela de misterio canónica en la que todo gravita hacia quién es el asesino o cómo fue el crimen y fin de la historia. Intento más explorar los personajes, y cómo llegan a un punto en sus vidas. Así que trato de escribir novelas, pero a mi manera.

1908125047.02.LZZZZZZZ

Qué libros te gusta leer?

Muy diferentes. Sobre todo literatura del siglo XX. Cuando estaba en la universidad leí muchísimo de literatura rusa del XIX (Tolstoi, Dostoievski, Turgéniev y Chejov) que me causaron una gran impresión, sobre todo la forma en la que exploraban la sicología de los personajes. Me parece que lo hicieron más intensamente que los escritores ingleses de esa época. No leí mucho de Dickens o George Elliot, me parecían novelas más “sociales” y yo prefería centrarme en la lucha entre el bien y el mal, la existencia de Dios y lo que los rusos trataban. Eso fue lo que leí en mis años de formación.

Ahora me gusta leer literatura del XX y XXI, me encanta el slipstream, me gusta M. John Harrison, me gusta Christopher Priest, ya me gustaba antes de conocerlo, muchos años antes de conocerlo había leído sus obras. Me gustan las peculiares historias de Kelly Link, no sé si la conoces, me parecen maravillosas sus historias, de nuevo slipstream. Me gusta Barbara Vine y Patricia Highsmith, que exploran las motivaciones de los personajes, mucho más el personaje que el crimen. Así que, supongo que algunos escritores evitan leer la obra de otros para no distraerse, Chris (-topher Priest) es un ejemplo de ello, lee mucho ensayo e historia porque eso no interfiere con su propia escritura. Pero a mí me gusta mucho leer a otros escritores, su propia visión literaria del mundo, me resulta muy inspirador, también cuando estoy en desacuerdo con su visión, es una manera de ver lo que no quieres hacer. Pero, me gustan muchos escritores: Iris Murdoch escribió maravillosas novelas en los setenta y ochenta, novelas de Londres, con personajes extraños que parecían muy convencionales en la superficie, pero a los que les pasaban cosas extrañas, entraban en casas raras en las que se mantenían discusiones filosóficas sobre el bien y el mal. Me gusta leer el trabajo de escritores que tratan los temas que a mí me preocupan.

Para finalizar, eres una mujer que escribe Ciencia Ficción, encuentras difícil publicar? Hemos leído que en Inglaterra los editores no quieren poner el nombre de una mujer al frente de una novela de Ciencia Ficción.

Sí, ha habido muchísima discusión reciente sobre este tema en los últimos doce meses. Personalmente, muchos a los que les gusta mi trabajo son hombres, que escriben sobre mí, nunca he tenido problemas por ser una mujer escritora, en absoluto. He sido publicada en antologías publicadas por hombres. Creo que todos los problemas que he tenido para publicar mi obra larga (me ha llevado ocho o nueve meses encontrar un editor para mi novela) son debidos a que no es estrictamente ciencia ficción ni estrictamente literatura mainstream, y creo que ése ha sido el problema. Nunca he experimentado personalmente ningún problema, pero sí que sé de mujeres que han tenido problemas en la industria, mujeres a las que se les ha pedido que escriban su nombre sólo con iniciales para que no se supiese si era un hombre o una mujer. Pero tengo unas ideas muy firmes al respecto y creo que las mujeres debemos aparecer como somos y sólo haciendo esto pueden demolerse las barreras, pero yo siempre he estado orgullosa de ser una mujer, de ser una escritora y de ser una escritora de ciencia ficción. Así que pienso, que todavía hay barreras, pero que para acabar con ellas hay que hablar sobre esto como se ha estado haciendo en los últimos tiempos y que esta es la única forma de sacar los problemas a la luz y librarnos de ellos.

vol5frontver3-592x840-150x212

Me gustaría preguntarte por las traducciones de tu obra.

The Silver Wind ha sido traducido al francés, como Complications, y tengo tres relatos publicados en revistas alemanas. Recientemente han contactado conmigo para traducir The Silver Wind al griego. Y, estando aquí en España, he visto a lectores que leyeron mis libros en inglés, así que espero que puedan leerlos traducidos dentro de poco tiempo.

Si alguno quiere leer la entrevista en inglés, siempre puede recurrir a nuestro blog hermano y sin embargo amigo, Sense of Wonder.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to ASÍ HABLÓ NINA ALLAN: “Estoy orgullosa de ser una mujer, estoy orgullosa de ser una escritora y estoy orgullosa de ser una escritora de Ciencia Ficción”

  1. Fata Libelli says:

    Qué bonita entrevista, muchas gracias por publicarla tan rápido. Me ha encantado que a Nina le guste Kelly Link, otra joya a reivindicar.

  2. De nada. Y lo de que le guste Kelly Link, que a mí me encanta, es un otro ejemplo de “dios las cría y ellas se juntan”. Porque no podíamos estar más de acuerdo en nuestros gustos (salvo que yo me he perdido lo de leer a Priest).

  3. Muchas gracias por pasaros por nuestro (ya vuestro) festival y por cubrirlo a través de entrevistas tan estupendas como esta. ¡Os esperamos el año que viene!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s