LO GROTESCO: Larga vida a la Nueva Carne.

7beauties

Ya estamos llegando al final. Esta semana va a ser Yolanda Espiñeira, almohadonista de guardia, la encargada de iluminar nuestro camino a través de la sexta belleza de la ciencia ficción según Istvan: lo grotesco.

En el capítulo que nos tocó sufrir la semana pasada, nos explicaba nuestro autor que las “bellezas” de las que había estado tratando hasta ese momento eran de tipo “cognitivo” (los neologismos, el novum, la historia fictiva, la ciencia fictiva) y que, como una novela de ci fi no es un ensayo, tiene también atractivos emocionales. A la emoción que trata de producirnos una novela de ci fi, eso que ustedes buscan en cada lectura, le llamamos Sense of wonder: la fascinación y sobrecogimiento que experimentamos cuando, una novela que estamos leyendo nos saca de nuestra zona de confort (en la que nos movemos diariamente y podemos vivir de forma más o menos irreflexiva); este sobrecogimiento procede de la comprensión de que el universo físico no no es tal y como lo experimentamos a diario, sino mucho más grande y esencialmente incomprensible. Esta liberación de lo cotidiano, que forma parte del pacto ficcional que establecemos como lectores cuando escogemos una obra de ci fi, tiene dos formas de sentimiento y expresión: lo sublime y lo grotesco.

Lo sublime, como vimos la semana pasada, consiste en el retroceso y recuperación que realiza la conciencia al gestionar la percepción de fenómenos demasiado grandes para ser comprendidos. Lo grotesco en cambio, es una respuesta a otro tipo de choque: la toma de conciencia de que los objetos con los que interactuamos a diario, y que parecen estar bajo control, están transformándose de forma extraña y disparatada.

Lo sublime y lo grotesco, no son siempre fáciles de distinguir en la cifi, ya que mantienen entre ellos una relación dialéctica y dinámica. Un fenómeno que para unos es sublime, para otros puede resultar grotesco. Istvan pone aquí el ejemplo de las física cuántica, grotesca para los que no aceptan la irreductibilidad de la indeterminación y sublime para los que sí la aceptan.

¿Sublime o grotesco?

¿Sublime o grotesco?

En relación con lo grotesco, Istvan vuelve al concepto de novum de Suvin, que, en su formulación es un evento cognitivo, pero dentro de la novela, es antes un evento narrativo. La mayoría de las novelas de cifi tienen un novum sublime, pero nos llegan a través de la experiencia de unos personajes que tienen que bregar con fenómenos que perturban su sentido de la realidad cotidiana. Esta lucha para reorganizar objetos o seres, mutables o inestables, pero sobre todo diferentes de los conocidos, es la que conlleva el sentimiento de lo grotesco.

Desde 1968, fecha de su publicación, la obra de Bajtin Rabelais and His World es una referencia necesaria para hablar de lo grotesco. Istvan no defiende, sin embargo, que la Ci-Fi cultive lo grotesco por su atractivo popular, como defiende el ruso; sino que considera que el grotesco es consustancial al género que nos ocupa, ya que lo grotesco trae el sublime a la tierra, haciéndolo material, atrayendo la atención al cuerpo.

Bajtin planteó el grotesco como un desafío al terror cósmico, la máscara religiosa de lo sublime (es el miedo de que lo que es materialmente enorme y no puede combatirse con la fuerza y que ha sido usado por todas las religiones para oprimir al hombre). Pero para Bajtin el grotesco popular y liberador había triunfado allá por el siglo XVI, que es al que llegan sus investigaciones. Sin embargo, poco duró esta liberación, ya que a partir de esa época, la mentalidad científica materialista volvió para hacer abandonar su zona de liberación gozosa y carnavalesca y relegarla a la periferia, las sociedades rurales, y los mercados locales. Y es por eso que las modernas formas de lo grotesco están rodeadas de amenazas porque cuestionan los fundamentos físicos del nuevo materialismo de la ciencia y la tecnología, que es la nueva “religión”.

El materialismo científico vio el universo como un cuerpo no análogo a la forma humana carnal, sino un cuerpo de leyes, de las cuales cualquier objeto en el universo, desde un átomo a una galaxia, es una manifestación. Como consecuencia, cualquier desviación de esas leyes, en cualquier objeto, sea este animado o inanimado, orgánico o inorgánico, corpóreo o matemático, es un shock para el sistema. Y cuando estas anomalías afectan a los humanos, el efecto es grotesco. El grotesco de cifi da cuenta del cambio: cuando lo físico llega a ser la base de lo sublime, los cuerpos quedan libres para burlar el orden físico y devolverlo a la vida.

El intervalo grotesco.

¡Hola, mamá!

¡Hola, mamá!

A continuación, Istvan contempla la definición de de Geoffrey Galt Harpham, que considera que lo Grotesco surge con la percepción de que algo está de forma ilegítima en otra cosa. De que cosas que deberían estar separadas están juntas. Esto haría surgir el sentimiento descrito por Freud de la percepción de elementos del inconsciente y el sentimiento de repulsión. Los objetos grotescos están en el borde de la conciencia entre lo conocido y lo desconocido, lo percibido yo lo imperceptible, cuestionando la adecuación de nuestras maneras de entender el mundo, de dividir el continuo de la experiencia en partes cognoscibles.

Harpham trata el grotesco como un hueco compartido por el objeto y el sujeto. En el sujeto, es un momento en el que la conciencia está suspendida, incapaz de discernir no sólo una forma unificada en el objeto, sino también las implicaciones más amplias que esta suspensión tendrá para las leyes del mundo en cuestión. La respuesta a este movimiento mental es el deseo de interpretar. Como en el Sublime, el espectador de lo Grotesco, da un paso atrás hacia una posición en la que pueda entender las fusiones antinaturales en términos de sus principios de orden. Si el objeto grotesco es visto no de una forma literal, sino simbólica, entonces lo deforme se revela como sublime. Pero si se resiste, y permanece inasimilable, en los intersticios de la conciencia, se convierte en una fuente de ansiedad hermenéutica. Este estado mental inspira el sentido del tabú, de objetos y seres liminales que desafían la clasificación porque deshacen los límites naturales en su propio ser.

Retomando la caracterización que había hecho en la “Introducción” de la CI Fi como dos huecos en la conciencia del lector que se pregunta, por una parte, si los cambios imaginarios son posibles, y, por otra, las consecuencias éticas de esos cambios. Estas fallas pueden solucionarse mediante el sublime, si la transformación tecnocientífica ofrecida en el texto o su presentación puede sugerir la capacidad ilimitada de la tecnociencia. O pueden ser solucionado en el registro de lo grotesco, en el que la tecnología es la ocasión para revelar las incontenibles energías del mundo.

El exceso de lo orgánico.

Eurovegas, 2038

Eurovegas, 2038

Los lectores de CiFi esperan anomalías que sean retos para los personajes, y, que al mismo tiempo, sean percibidas como desafíos a la concepción de la realidad como algo estable. En el caso de lo sublime, estas anomalías amenazan con hacer al sujeto humano sentir temeroso respeto no sólo frente a la propia aniquilación, sino de que el ego se pierda en la vasta inmensidad. En el grotesco, el sujeto siente admiración y terror ante la posibilidad de que la mente humana no sea capaz de soportar las metamorfosis de la materialidad. Como en lo sublime, de la experiencia grotesca también nos recuperamos, en ci fi normalmente mediante el razonamiento científico, pseudocientífico o racional.

Para los humanos su tejido corporal es lo que más cambia de forma rápida e involuntaria, y traiciona el deseo de retrasar el tiempo. Pero no es solo el recuerdo de la muerte lo que hace grotesco a nuestra parte orgánica, también el exceso de vida, inclinando la balanza hacia lo meramente físico e informe. En formulación del autor: “The sublime is law set free of life; the grotesque is life set free of law”

Las fases del grotesco en ci fi.

Excesos de la cirugía alienígena

Excesos de la cirugía alienígena

Empezando por lo más abstracto, Istvan cita el matemático grotesco, que consiste en la contradicción que surge cuando modo idealmente puro de pensamiento matemático se asocia inextricablemente con el sentido de un trabajo duro, casi físico. Debido a que valoramos la elegancia y economía de las matemáticas, cualquier prueba que requiere excesivo trabajo para llegar a una conclusión simple, puede ser considerada grotesca. En el aspecto literario, se puede considerar grotesco cualquier obra que esté contada en un tono que no encaje con el tema que trate.

El grotesco científico aparece con el reconocimiento de una anomalía física un ser o un hecho cuya existencia o comportamiento no puede ser explicada por el sistema de racionalización aceptado universalmente. La ciencia ficción trata el científico grotesco como la base de su ciencia ficcional y fuente de novums.

Al contrario que ante lo sublime, en que lo físico se disuelve en las ideas de extensión, magnitud y complejidad, con lo grotesco la conciencia se inclina hacia lo físico y presente, contingente y cambiante. Esta incidencia de lo grotesco en lo que cambia de forma hace del mundo un lugar indeterminado e inseguro, cubierto de fuerzas hostiles al deseo humano de estabilidad categorial y social. Ejemplos de tal inestabilidad del Universo podemos verlas en las obras de Philip K. Dick y de David Cronenberg. En las películas de este último, la experiencia de cambios en el continuo de lo real es precipitada por inquietantes interpretaciones acerca de la tecnología y el organismo humano.

¿Alguien dijo David Cronemberg?

¿Alguien dijo David Cronemberg?

A continuación, y metiéndose en terreno ciertamente pantanoso, Istvan cita a Margaret Miles, que, como otros estudiosos del tema, considera que el cuerpo femenino es esencial en lo grotesco debido a que está asociado con la materia, el sexo y la reproducción. Y es que el término grotesque se refiere a los lugares oscuros y húmedos, ya que viene de “gruta”. El cambio, que es la esencia de lo grotesco, se puede asociar con los que suceden en el cuerpo de la mujer durante la menstruación, preñez, alumbramiento, lactancia o menopausia. Desde la perspectiva masculina esos procesos son físicamente insistentes, distraen, interrumpen, huelen, manchan. Y, no contento con eso, el autor los ve además como concomitantes con los procesos mentales grotescos de las mujeres: volubilidad, falta de fiabilidad, materialismo e incapacidad de abstraer su situación personal. Además, las mujeres son proclives a la enfermedad, porque están abiertas al mundo, y, pueden infectar a los demás porque su interior puede fluir hacia otros. Así que esta codificación del espacio grotesco y amenazador como femenino ha sido típica de la CI FI antes de las madres grotescas de Alien. Dejémos este punto así.

Pero el cuerpo grotesco no es sólo un cuerpo natural, sino hipertrofiado. Produce excrecencias, protuberancias. Los cuerpos de las películas de Cronenberg están siempre generando protuberancias malignas. En obras literarias, no se limitan a las exuberancias dermoplásticas, sino que confluyen varias cualidades evolutivas en un mismo organismo. Y así la criatura de Alien tiene un ciclo de crecimiento metamórfico. El grotesco se deleita en la representación de vísceras, órganos sexuales que aparecen como heridas o tumores, desmembramientos, canibalismo, órganos sin cuerpo, hasta reducirse a una sustancia pringosa.

Seres intersticiales.

Ser intersticial y muy elegante

Ser intersticial y muy elegante

Los seres intersticiales son aquellas criaturas en las que se dan dos tipos de existencia distintos y a veces contradictorios a la vez. Para reconocer este tipo de engendro podemos remontarnos a la mitología clásica, poblada de personajes como Scila y Caribdis, Polifemo, Lamias, los centauros y las sirenas, en los que la parte de la cultura llamada naturaleza está a punto de transformarse en la parte de la cultura llamada civilización. El materialismo científico ha puesto límites a esta imaginación mitológica por el expeditivo procedimiento de aumentar la cantidad de elementos a los que podemos considerar normales; es decir, integrando las anomalías dentro del sistema explicativo racional y, a través de la tecnología, creando nuevos “seres”.

Podemos nombrar a una colección de monstruos de este tipo que proceden bien del espacio exterior, de las profundidades o bien del laboratorio de un mad doctor. Que en general, luchan por transformarse en humanos y abandonar su condición monstruosa. Desde la criatura de Frankenstein, pasando por la criatura de la Laguna Negra, King Kong, la Mosca, los Trífidos de La invasión de los ladrones de cuerpos. Algunos autores emplean estos seres para explorar cuestiones éticas que plantea la tecnociencia actual. En sus textos tratan de representar a estos seres intersticiales tratando de salir de lo grotesco y devenir en lo sublime, y, así, tener sentido. Pone como ejemplo La isla del Doctor Moureau.

Sin embargo, es más característico en la Ci Fi que nos hallemos con criaturas que se hallan entre la condición humana y alguna ontología artificial creada por el poder de la tecnociencia, que llega a controlar las leyes naturales. Estos seres son la mayor contribución de la Ci Fi a la mitología occidental.

Durante la mayor parte del siglo XX las imágenes de las especies transformadas, se basaron en la mutación, bien sea de tipo eugenésico o como consecuencia de errores militares o científicos. Este tema fue tratado en la primera mitad del siglo XX de forma más optimista, y, lógicamente, tras los bombardeos de Hiroshima y Nagashaki, cuestionadas. En la actualidad tienen importancia sobre todo en los cómics, en las que la mutación, como la nanotecnología, es básicamente una puerta la adquisición de superpoderes.

Mujer-máquina, valga la redundancia

Mujer-máquina, valga la redundancia

En la imaginación popular y en la Ci Fi han sido sustituidos por criaturas que aúnan las prótesis mecánicas con la carne humana: los Cyborgs. Estos son un verdadaro novum que la Ci Fi ha aportado al mundo real. El cyborg coincide con el monstruo en combinar dos elementos incompatibles: la máquina y el humano. Pero se diferencia en que la mostruosidad del cyborg es contraria a la del monstruo clásico. Mientras que el monstruo está al borde de ser humano, el cyborg está a punto de dejar de serlo.

El alien es un ser extraño, corpóreo y casi tan complejo como un ser humano. Normalmente es un ser autónomo y distinto, que entendemos dentro de nuestra propia lógica evolutiva darwiniana. Tradicionalmente los alienígenas han sido creados siguiendo las categorías que la cultura dominante tiene para la Otredad, es decir, los niños, las mujeres, las máquinas, los marginados, los animales y todas las anomalías en cuestión de género sexual. Los alien infantiles muestran la amoralidad, el carácter lúdico, la rápida comprensión y la capacidad de asombro ante las maravillas del mundo propias de los niños. Como en la los protagonistas de Village of the damned o los de Encuentros en la Tercera Fase. Las mujeres alienígenas serán amazonas guerreras, sirenas monstruosas, o, en las novelas de Tiptree, se oponen a que el patriarcado sea visto como algo natural. A veces los alienígenas muestran una masculinidad hipertrofiada, como los Klingon o los nazis del espacio. Pero sin duda son los animales el tipo de alienígena más frecuente.

Técnicamente los aliens no pueden ser máquinas, a no ser que hayan sido construidas siguiendo principios distintos a los que usan los ingenieros humanos. Aquí Istvan analiza el tema de la Singularidad, -la toma de conciencia de los sistemas de inteligencia artificial de todo el mundo, que según las últimas predicciones está al caer-. La Singularidad puede actuar como un alien, y puede ser lo suficientemente extraña como para ser tratada como uno, pero retiene su filiación humana.

Las culturas marginadas son los modelos más empleados para crear una raza alienígena, como podemos observar en ejemplos de ci fi clásica abiertamente racistas como Ming el Inmisericorde de Flash Gordon o los zombies de Invaders from Mars (1953), que llevaban turbante. En la actualidad, se emplean formas más oblicuas, como los Ferengian de Star Trek y los Klingon, hasta llegar a obras como El nombre del mundo es Bosque en la que unas eco-criaturas se enfrentan al genocidio por parte del Imperio.

Vamos a hablar de Solaris (otra vez)

Vamos a hablar de Solaris (otra vez)

Como ejemplo de obra en la que aparecen todos los efectos de lo grotesco, Istvan propone Solaris de Stanislav Lem. En esta, la condición del planeta Solaris es absolutamente inexplicable para los científicos humanos. En la obra se descubren y se descartan multitud de modelos teóricos. Lo único que puede concluirse es que es una anomalía en casi todos los aspectos de su ser físico y se opone a todos los modelos de la astrofísica, biología, geología planetaria y demás ciencias. No puede ser estudiada, porque los instrumentos de medición que se usan, vuelven misteriosamente transformados, midiendo algo, pero algo que no se puede saber qué es. Ni siquiera el tiempo puede ser medido en Solaris.

En el momento en que el protagonista llega a la estación para investigar Solaris la condición de lo científico grotesco crea una respuesta matemática grotesca: ante un planeta que es un simple ser indiviso en células, elude toda explicación, toda investigación científica, y, entonces, los humanos producen intentos de modelos, hipótesis, y pruebas grotescamente inflacionarios y que no consiguen ofrecer resultados. Esta resistencia produce temor entre los científicos, ya que aunque no los amenace personalmente, amenaza su legitimidad como científicos y amenaza su racionalidad.

Cuanto más se acercan los solaristas a la superficie del planeta, más obvio se hace que no pueden entenderlo porque sea una anomalía, sino, sobre todo, porque su forma material es fluida y está en continua metamorfosis. Su cualidad fundamental es que es un metamorfo y es esta cualidad de ser cambiante lo que no permite la racionalización del mismo. El océano de plasma se presenta en cuanto avanza el texto con forma femenina (como ha sido estudiado por Manfred Geier) o más bien, con su característica amorfidad. Las Phi-criaturas que aparecen en la Estación tienen un carácter erótico, tal vez son todas femeninas. El océano mismo es fascinante y grotescamente excesivo. No dejan de surgir formas de su superficie. Pero los aspectos grotescos de Solaris no están sólo en la historia, sino que afecta también a la forma de contarla ya que se mezclan distintos subgéneros narrativos.

 Las series de Alien y el grotesco espectacular.

Se les coge cariño

Se les coge cariño

Las películas de Alien presentan un sentido distinto de grotesco de la Ci Fi que se puede relacionar con la preocupación dominante de la posmodernidad con los fenómenos liminales. Desde su presentación, como una serie, pero que es prácticamente imposible de entender como tal, ya que no hay correlación lógica entre sus partes; hasta su tema, que explora las cambiantes relaciones entre Ripley, los Alien y los androides, y trata temas de fusión física y reproducción, genealogía y filiación de forma que cada categoría de personajes se aleja de su origen pero sin abandonarlo completamente. Visualmente las confusiones categoriales son continuas, los límites entre géneros, entre máquinas, humanos y animales, entre la vida orgánica y la tecnológica, son continuamente traspasados.

Desde los años 90 la serie de películas Alien ha sido objeto de la crítica psicoanalista, especialmente la feminista. En estas películas se puede observar un patrón de fantasías reproductivas violentas –inseminación forzada, replicación de androides, maternidad insectoide, reconstrucciones sádicas del cuerpo femenino- que son epítome del grotesco posmoderno. Istvan aprovecha para contarnos que el psicoanálisis le parece un “Todo mal”. Dice que el psicoanálisis como teoría es esencialmente grotesco porque consiste en la continua búsqueda, interrogación y conjuración de fenómenos que nunca aceptarán su nombre (y por tanto, tampoco su exorcismo).

Sin embargo, remite a las teorías del origen del horror en la ansiedad de separación infantil, teorizadas por Melanie Klein y Julia Kristeva, que ofrecen una teoría psicoanalítica del origen del grotesco. Y es aquí cuando no tiene más remedio que admitir que el grotesco es el sentimiento del horror, más que de la Ci Fi, ya que la Ci Fi presenta monstruos explicables racionalmente y los mundos construidos tecnológicamente a los que pertenecen. Y así explica las películas de Ci Fi, especialmente las más orientadas al horror, externalizan el inconsciente del sujeto.

Y finaliza Istvan su capítulo poniendo en cuestión el predominio de lo grotesco en la ci fi actua, que explica de la siguiente manera. En tanto que la ciencia ha perdido potencial para acometer grandes proyectos (como la carrera espacial), se ha ido centrando en asuntos más cercanos al ser humano, a su cuerpo y a su vida, haciendo posibles transformaciones que antes no lo eran, es decir, aproximando lo grotesco a la vida ordinaria.

La moda de lo grotesco en la Ci Fi reciente, tiene más que ver con la volatilización de las propias condiciones de posibilidad de la propia Ci Fi. Los escritores de slipstream han empleado gran de formas y tonos para experimentar con la ciencia ficción, aunque sin preocuparse por la racionalización propia de ésta y pone el ejemplo de Pynchon o Lethem. Y además, señala que recientemente la tendencia ha ido en el otro sentido, con autores como Miéville o Jeff Noon que hibridan la ciencia ficción con otros género para aumentar el poder de lo grotesco más allá del límite que tenía en la Ci Fi, que venía dado por una mínima racionalización.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s