Manual del contorsionista.

Por Yolanda Espiñeira

“It’s taken me years of practice to learn how to act natural.”

Craig Clevenger

John Vincent Dolan no es una persona ordinaria. Para empezar, tiene seis dedos en una mano, y para seguir, aunque empezó a andar y a hablar mucho más tarde que los demás niños, muestra un talento superior para las matemáticas y el dibujo. Su familia -la madre trabaja de camarera y el padre pasa largas temporadas en la cárcel-,no puede entenderlo ni protegerlo, así que con muy poca edad cae en las manos del sistema (educativo, psiquiátrico, judicial) que no puede dejar pasar una inteligencia extraña como la suya, aunque eso sí, diagnosticándola como un retraso.

Entre las muchas cosas que clasifica y mide, Dolan, o Macintyre, o Edward, o Fletcher, dependiendo del capítulo, clasifica a las personas y aprende a hacerlo con un sencillo algoritmo: “La historia de la vida de una persona es lo que tiene, más lo que más desea en el mundo, menos lo que está dispuesto a sacrificar para conseguirlo” Y el protagonista ha conseguido llegar a los veintipico años sin ser atrapado por el sistema, escapando del las autoridades gracias a sucesivos cambios de identidad con documentos que él mismo elabora utilizando su talento como falsificador, pero hay una chica, Keara, a la que tenía pero que se verá obligado a abandonar para protegerse.

Craig Clevenger  nació en Texas en 1964 pero creció en el sur de California. Es autor de dos novelas, Manual del contorsionista y Dermaphoria, que han sido clasificadas como neo-noir. De esta que hoy nos ocupa, los creadores de Donnie Darko han conseguido los derechos, aunque la película todavía no ha sido filmada. En el Manual del contorsionista nos presenta su primera novela como un relato en primera persona en el que el protagonista, cual prestidigitador, manipula hábilmente al psicólogo que le hace la evaluación psiquiátrica rutinaria a la que es sometido cada vez que se toma una sobredosis de analgésicos para detener las migrañas. Esto nos permite entrar en la mente de Dolan, desde donde vemos cómo trata de evitar que lo ingresen en un psiquiátrico mientras nos va contando sus experiencias vividas bajo otros nombres y también sus recuerdos de infancia y adolescencia.

Xosé Reigosa. De Marbella a Torremolinos.

Ya comenté antes que Dolan no es una persona corriente, y la prosa que usa Clevenger para transmitirnos su relato tampoco lo es. La minuciosidad del detalle con el que el protagonista registra el mundo y sus propias reacciones físicas y mentales, no se vuelve una descripción pesada, como podría suceder, sino una ágil sucesión de imágenes brillantes. Y el ambiente de realismo sucio de cuello blanco en el que se desarrolla parte de la trama no resulta forzado, sino más bien inevitable. Para muestra sirva un botón: “Recuerdo el momento en que me descorrieron los párpados, un rostro borroso, un techo de yeso al fondo. Palabras aisladas, dispersas en el rumor del ruido blanco, que estallaban en fonemas deslavazados, entrecortados, eslabonándose y deseslabonándose. Presidente. Son. Muy. Día. Nombre. La descarga eléctrica de las palas me sacude el pecho y despierto sujeto por las cinchas de nailon de una camilla, respiro con un bozal de plástico y me están sacando por la puerta de mi casa”.

Xosé Reigosa. De Marbella a Torremolinos.

Con estos presupuestos no nos deberían parecer extrañas las alabanzas que obtuvo de gentes como Chuck Palahniuk o Irvine Whelsh. Palanhiuk dijo: «Juro por Dios que éste es probablemente el mejor libro que he leído en cinco años. Probablemente. O quizás incluso en diez.»

Y vosotros, si no lo leísteis, ya sabéis lo que os queda.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Manual del contorsionista.

  1. viagra says:

    Today, while I was at work, my cousin stole my iPad and tested to see
    if it can survive a thirty foot drop, just so she can be a youtube sensation. My
    apple ipad is now destroyed and she has 83 views. I know this is totally
    off topic but I had to share it with someone!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s